Historia
La Fundación Pequeños Pasos tiene su origen en Don Juan Martínez Ruiz, que en su testamento solicita a los albaceas de su patrimonio la constitución de una fundación benéfica. Los integrantes del primer Patronato fueron Don Casto Helguero y su hermana Doña María Luisa Helguero, sobrinos carnales del Fundador.

Estos primeros Patronos realizaron los trámites iniciales: redactaron los Estatutos Fundacionales y la administración del patrimonio fundacional. Se constituyó con la denominación de "Fundación Benéfica Martínez Ruiz de Irús", con un capital fundacional de 2.444.181,77 pesetas y por disposición ministerial, el 23 de abril de 1940.

A la muerte de Don Casto Helguero continuó como Patrono su hermana Doña María Luisa Helguero (contando con la colaboración de su hijo mayor Don Fernando López-Montenegro) y sucediéndola como Patrono su sobrino, Don Esteban Helguero, que desempeñó este cargo durante 41 años.

Durante su mandato como Patrono de esta fundación, Don Esteban Helguero contó con la colaboración inestimable de su hermano Don Miguel Helguero; del Capellán de la fundación y Arcipreste de Vivanco de Mena, el Reverendo Padre Don Gregorio Leciñana; y de su hija Doña Maria Rita Helguero, actual Gerente de la Fundación Pequeños Pasos.

En este tiempo se procedió a la adaptación de sus Estatutos, conforme a la Ley 50/2002, modificándose el nombre al de Fundación Martínez Ruiz de Irús y nombrándose un Patronato más amplio, siendo él Presidente de Honor hasta su fallecimiento en el año 2008. Le sucedió en el cargo de presidente su hijo Don Rafael Helguero. En 2018 se procedió a un nuevo cambio de nombre, resultando en su denominación actual "FUNDACIÓN PEQUEÑOS PASOS".

Durante los 80 años que han pasado desde su nacimiento, la Fundación ha sabido cambiar para adaptarse a los nuevos tiempos.

Innovación y tradición
Somos una Fundación con más de 80 años de historia, que nació para ayudar a personas en situación de necesidad por discapacidad, enfermedad o pobreza, y para fomentar la cultura y el deporte. A lo largo de estos años, hemos tenido un gran impacto en la vida de muchas personas con discapacidad intelectual y sus familias.

Sin olvidar sus raíces, la Fundación Pequeños Pasos ha ido cambiando con el paso de los años, modernizándose y apostando por una sociedad más justa y equilibrada, fomentando la integración social y la igualdad de oportunidades. Sigamos caminando juntos hacia el futuro.